18 de agosto de 2009

La odisea de apostatar: Intento 1

Finalmente, he decidido apostatar. Tengo miles de razones para hacerlo aunque la más obvia es que no creo en ningún tipo de Dios ni de fuerza superior y tampoco defiendo las acciones que está realizando la iglesia.
Es por ello que en este humilde blog iré contando las peripecias que me van surgiendo durante este proceso para todas aquellas personas que quieran renegar de su bautismo tal y como yo lo pienso hacer.

Apostatar en nuestro país es, según tengo entendido, bastante complicado. Por ello decidí seguir los pasos marcados en una página web llamada apostasía.es. En ella nos marcan unos sencillos puntos que debemos de seguir para llegar a buen puerto con nuestras intenciones.

Lo primero es enviar un par de cartas solicitando que eliminen todos los datos que conserven de ti, amparándote en la actual ley. La primera de ellas irá dirigida a la parroquia donde te hayas bautizado, mientras que la segunda tendrá como destino el arzobispado a la que pertenezca dicha parroquia (generalmente, si se ha bautizado en Galicia, el Arzobispado será el de Santiago de Compostela, aunque puedes asegurarte en este enlace). En dicha web ofrecen un par de modelos muy bien redactados y perfectos para nuestros objetivos:

Carta dirigida a la parroquia.
Carta dirigida al arzobispado.

Una vez tengamos todo cubierto con nuestros datos el siguiente paso es hacer dos copias del carnet de identidad que deberán de ser enviadas junto con todo lo anterior.
Las cartas con las fotocopias del carnet tienen que ir mediante correo certificado o burofax a la dirección de vuestra parroquia y de vuestro arzobispado (podéis mirar la dirección pinchando aquí).


Hoy mismo las he enviado y espero obtener una respuesta en menos de 10 días. Si no la recibo o me ponen alguna pega (Dios no lo quiera), los denunciaré ante la Agencia Española de Protección de Datos.

Espero no tener que escribir un "Intento 2" en los próximos días.

Os mantendré informados.

1 comentario:

Rêignerok Chäos dijo...

Yo no necesito apostatar. Más que nada porque no estoy bautizado :D